Inicio

 

 

Aprender a  escribir un icono es aprender a penetrar el misterio de su propia vida.

Es también socorrer al otro por la plegaria incesante que regula toda su elaboración; es querer participar en la Salvación de la CREACIÓN.

  Es militar en el silencio y el recogimiento de su corazón para un mundo mejor. Es convertirse en “hombre de acción” en el silencio y la contemplación.

Comentarios cerrados.